15 mayo 2022

Siete beneficios de invertir en productos de calidad al realizar remodelaciones en el hogar



Adquirir productos de mala calidad puede generar a corto plazo reparaciones costosas por fallas. Así mismo, con el tiempo pueden llevar a una depreciación del inmueble donde hayan sido instalados.
 

Realizar remodelaciones en el hogar cada cierto tiempo en los diferentes espacios, es una labor que responde a las necesidades o gustos que tienen las familias con el paso de los años o al adquirir un nuevo inmueble. Sin embargo, se trata de una tarea que puede tornarse ardua y costosa al mismo tiempo. Para Pavco Wavin uno de los aspectos fundamentales en la planificación que se realice, es contar con productos de calidad, ya que estos evitarán que se deba invertir en mantenimiento y reparaciones prematuras, lo que puede verse reflejado en ahorro de tiempo, trabajo y dinero.

“Los productos de calidad certificada permiten verificar constantemente los requisitos y condiciones de trabajo y funcionamiento para las que son fabricados y rotulados. Las redes de suministro y desagüe se instalan generalmente ocultas y van debajo de los acabados, por lo tanto, cuando su calidad no es certificada, pueden presentar fallas como fugas y humedades que generan condiciones insalubres y que son muy costosas de reparar. Comprar productos de calidad es una inversión eficiente a corto y largo plazo”, indica Orlando Polo, gerente de servicio técnico de Pavco Wavin.

En el caso de las griferías, tubos, piezas complementarias y accesorios, deben tener características específicas que les permitan un buen desempeño para que sean duraderos en el tiempo. Pavco Wavin comparte algunos beneficios de adquirir productos de calidad en los procesos de remodelación de los hogares:
 

1.     Mejor desempeño a corto y largo plazo. Los productos de calidad funcionan con mayor eficiencia. Una ducha o un grifo en óptimas condiciones permiten disfrutar de su utilidad sin inconvenientes. Han sido creados con parámetros de excelencia que permanecen con el paso de los años. Su diseño y producción tiene en cuenta su uso diario, por lo que están concebidos para tener un rendimiento máximo desde el primer momento y hasta el último instante de su vida útil. Esto se debe a que han sido realizados con tecnología más avanzada que otro tipo de productos del mercado.

2.     Entregan una mejor imagen estéticamente. Su imagen está concebida para durar y por ende su aspecto tiende a ser cuidado. En productos como las duchas, los grifos y otros complementos metálicos expuestos en el hogar, es primordial tomar en cuenta este aspecto.

3.     Están garantizados. Las empresas que realizan productos de calidad cuentan con altos estándares que les permite ofrecer a sus clientes mayor garantía, como es el caso de los productos de Pavco Wavin. Esto se debe a que este tipo de productos están respaldados por marcas con más de veinte o cuarenta años de experiencia en el mercado.

En el caso de productos como tuberías y accesorios de PVC y CPVC, ofrecen una vida útil de 50 años, los cuales garantizan la funcionalidad y durabilidad necesaria, además de asegurar ambientes saludables.

4.     Son una inversión que no pierde valor. Invertir en productos de calidad es una forma de ahorro, ya que estos reducen las probabilidades de reparaciones. Asimismo, permiten agregar valor a la propiedad o construcción. Tener una casa con acabados de calidad representa una inversión a futuro. Los compradores de vivienda se fijan en los detalles y en los materiales que han sido usados en su construcción o remodelación.

5.     Los profesionales prefieren trabajar con estos productos. Para los profesionales los productos de calidad tienen una incidencia directa en su trabajo. El diseño, el acabado y la funcionalidad de la obra que realizarán viene dada según la calidad de los productos que se utilicen. Es por esta razón que siempre prefieren trabajar con productos que finalmente puedan brindar excelencia y que se adapten a lo que necesitan.

Los productos que no tienen altos niveles de calidad siempre son un riesgo. Pueden incidir negativamente en las obras que se realizan, generando así una mala reputación para los profesionales que trabajan con ellos. Es por esto que muchos profesionales recomiendan marcas específicas y no se hacen responsables del desempeño de otras muchas más económicas.

6.     Funcionan en un 100%. Gracias a su tecnología y características, brindan un desempeño óptimo. En los productos de mala calidad, por el contrario, debido a su bajo costo, el rendimiento y desenvolvimiento, aunque es funcional no logra totalmente el resultado esperado, lo anterior incide en la calidad de vida.

Las canaletas y bajantes de una vivienda, por ejemplo, necesitan tener un buen desempeño. Deben resistir los rayos del sol, ser fáciles de limpiar, no gotear, ser inoxidables. Si se adquiere productos de calidad, el estilo de vida de los dueños de una vivienda no se verá afectado.

7.     Sus especificaciones son precisas, por lo que no hay lugar a error. A la hora de adquirirlos no hay posibilidad de equivocarse. Poseen especificaciones precisas que pueden ser consultadas en los catálogos de la marca. Por el contrario, los productos de baja calidad muchas veces tienen medidas y especificaciones que en ocasiones no son precisas. En esos casos, es mucho más fácil caer en el error a la hora de comprarlos. De este modo, el riesgo de gastar dinero de forma innecesaria aumenta.

 

“Para validar si un producto cuenta con las características que se requieren, se debe consultar el rotulo de los mismos para evidenciar las normas de calidad con los que son producidos, así como la certificación de cumplimiento de dichas normas emitidas por un organismo acreditado y la marca del fabricante responsable”, puntualizó Polo.


 

¿Quiere saber más? Contáctenos

Declaro haber leído y aceptado la Política de Privacidad