04 marzo 2020

Agricultura Urbana, un espacio para la mujer



Luz Dary Díaz Alvarado

A sus 54 años, Luz Dary Diaz Alvarado es una de las lideresas de la localidad de Bosa, que promueve el tejido social a través del programa de huertas comunitarias tecnificadas con sistemas de riego Pavco Wavin.  

Esta bogotana, madre de 6 hijos, es una de las lideresas del programa de huertas comunitarias en la alcaldía de Bosa. Labor que empezó 12 años atrás cuando, por circunstancias adversas, debió retirarse de su trabajo lo que la llevó a ser usuaria de un comedor comunitario.

En este espacio nace un interés por la agricultura urbana, luego de participar en talleres dictados por el Jardín Botánico en donde aprendió acerca del valor nutricional de los vegetales y frutas, así como la protección de semillas ancestrales.

La idea evoluciona hasta convertirse en el colectivo “Semilla de esperanza, vida y paz”, de la cual forman parte cinco mujeres y tres hombres, que, bajo su liderazgo y con el apoyo de entidades públicas, educativas y empresa privada, han formado alrededor de 300 personas en zonas urbanas, periurbanas y rurales.  

Ella aprendió, no sólo a cultivar, adquirió conocimientos en políticas públicas de seguridad alimentaria y construcción de tejido social. Lo anterior llevó al Colectivo a crear un canal de comercialización para llevar sus productos al mercado. Así, cada semana realizan una feria agroecológica llamada “Mercado de los pueblos” en la que venden en universidades bogotanas el producto de la siembra.

En 2016, “Semilla de esperanza, vida y paz” de la mano de Pavco Wavin, implementaron sistemas de riego por goteo en huertas en las localidades de Bosa, Kennedy y Soacha. Desde entonces, y con la asesoría permanente de la compañía, se ha logrado un desarrollo sustentable logrando para las familias el auto consumo, venta y trasformación de las plantas. 

“Ahora me siento afortunada y llena de expectativas porque nunca imaginé llegar a donde estoy. Con nuestra labor, estamos cambiando el pensamiento de los jóvenes, que, cuando conocen lo que hacemos, quieren ayudar y eso es vital para cambiar el mundo”, afirma Luz Dary.

Hoy, esta mujer, madre de 6 hijos, ve en su familia el resultado de más de 12 años de trabajo alimentario, en especial el menor de ellos, Mauro, que con ayuda de los cultivos y los conocimientos de Luz Dary en nutrición, está superando una enfermedad que se manifestó en sus primeros años. El cursa séptimo grado, y al igual que su mamá, le fascina el trabajo de la huerta. Como vigía ambiental, ayuda con las labores de riego en el colegio Carlos Albán de Bosa. 

Luz Dary es ejemplo en su comunidad. Muchos la ven como “la mujer tesa del barrio”. Ella sonríe y menciona: “Una mujer sale adelante cuando quiere y está dispuesta trabajar. Estoy convencida de que, para progresar, no solo se debe esperar ayuda, hay que tener sentido de corresponsabilidad; Si te dan, Debes dar”.

 

¿Quiere saber más? Contáctenos

Declaro haber leído y aceptado la Política de Privacidad